• COCEF

Consecuencias de la sentencia emitida por la Corte de Apelación de Bruselas al futbol internacional.

Actualizado: ene 31


La Convención de Nueva York contiene la reglas sobre el reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales extranjeras. Esencialmente tiene como propósito determinar que los miembros signatarios, se comprometen a reconocer los laudos extranjeros de cada uno de los países miembros.


A través del artículo 2 de la mencionada convención, establece que para someter y resolver las diferencias entre las partes a través del arbitraje, previamente, deberá existir expresamente una cláusula compromisoria o “acuerdo escrito” incluida en el contrato. Es decir, que voluntariamente las partes reconocen la autoridad de dicho tribunal arbitral, y con ello, el cumplimiento y ejecución de su decisión por medio del respectivo laudo arbitral. En otras palabras, el sometimiento de las partes al arbitraje es válido por que se refiere a una relación jurídica determinada y expresa.


Para efectos del deporte, y más específicamente del futbol, este mandato poca atención adquiere, ya que conforme a los estatutos de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA), en su artículo 59.1, determina que todos sus miembros directos (confederaciones y federaciones nacionales), e indirectos (clubes, jugadores y técnicos, etc.), independientemente que exista o no compromiso arbitral en sus contratos, se comprometen a reconocer la autoridad judicial del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS/CAS) y con ello, el acatamiento de sus decisiones. Sumado a lo anterior, en el mismo artículo, numeral 2, prohíbe expresamente que sus miembros acudan a tribunales nacionales ordinarios para someter sus diferencias, salvo en los casos específicos, autorizados, y previstos en los estatutos FIFA, delegando esta función, en tribunales arbitrales independientes pero reconocidos tanto por FIFA como por el TAS.


Es evidente que la FIFA al ser una asociación de carácter privado, sometida a derecho suizo, posee la autonomía y libertad de establecer sus estatutos, normas y reglamentos, aunque estos puedan en cierta medida, restringir la libertad y el derecho a la tutela judicial de sus miembros para resolver un determinado conflicto. Estas circunstancias han venido generando en los últimos años mayor inconformismo, e inclusive en algunos casos inobservancia por parte de algunos de sus miembros afiliados por considerarlas ilegales y contrarias al orden público, más específicamente en el continente europeo.


Por lo anterior, la Corte de Apelación de Bruselas a través de sentencia emitida recientemente en el mes agosto del 2018, donde ha enfrentado en litigio, por un lado al club Seraing United y la sociedad Doyen Sports Invesments, y por el otro, a FIFA, UEFA y la Asociación de Futbol de Bélgica (URBSFA) por un conflicto relacionado con el fair play financiero y fondos de inversión (TPO), ha producido dos importantes efectos en materia deportiva.


En primer lugar, ha declarado que las cláusulas de sumisión al (TAS/CAS) contenidas en los estatutos de FIFA ya mencionados, son ilegales, por considerar que el arbitraje, es una modalidad para resolver los conflictos caracterizada por la consensualidad de las partes y basada sobre una determinada relación jurídica, situación distinta y contraria a los postulados establecidos por FIFA. La Corte de Apelación sostiene que al otorgarle un carácter general a dicha cláusula arbitral a través de la cual todos sus miembros reconocen al TAS para resolver sus disputas, esta contraviniendo la esencia de la relación determinada propia del arbitraje, y de esta manera, disposiciones legales contenidas en distintos cuerpos normativos de carácter internacional como el Convenio Europeo de los Derechos Humanos en su artículo 6 y el articulo 47 de la Carta Europea de Derechos Fundamentales.


En segundo lugar, y circunstancia relevante de la mencionada sentencia, permite a todos los miembros pertenecientes a FIFA y UEFA (clubes, jugadores, técnicos, etc.), puedan acudir a tribunales ordinarios de cada uno de sus países para que sean reconocidos sus derechos, al considerar que cada una de las federaciones nacionales de futbol, son miembros directos que se encuentran al interior de la estructura piramidal de FIFA, inclusive, participan directamente para el cumplimiento de sus decisiones disciplinarias, ya que en muchas ocasiones, son efectivas a través de la respectiva asociación de futbol nacional, lo anterior en virtud y conforme con el articulo 14, literal d y siguientes de los estatutos de la FIFA. Bajo este orden de ideas, se abre la puerta para someter las disputas en los respectivos tribunales nacionales y no necesariamente acudir al TAS.


Por todo lo anterior, la decisión de la Corte de Apelación de Bruselas, podemos considerarla como una sentencia hito en materia deportiva, la cual seguramente producirá sustanciales modificaciones en los procedimientos litigiosos para FIFA y cada uno de sus miembros, no solo en lo relativo al control económico, el fair play financiero, sino también en otros temas que han causado molestia en algún sector del futbol, como la regulación de menores de edad contenida en el Reglamento sobre el Estatuto y Transferencia de Jugadores (RETJ) y el Reglamento sobre Relaciones con Intermediarios que seguramente requerirá una revisión de fondo.

70 vistas

© 2020 COCEF - Colegio Colombiano de Entrenadores de Fútbol.
Todos los derechos reservados. 

  • Blanca Facebook Icono
  • Blanco Icono de Instagram
  • Blanco Icono LinkedIn